Reflexiones de un recién graduado

por , en la categoría de Reflexiones
2 minuto(s) de lectura

El 29 de Febrero del 2012 comenzó a escribirse una historia para mi y para muchas personas que como yo, sentíamos el deseo de ser profesionales, de aprender, de hacerle frente a nuevos desafíos. Fue el día en que comencé a formarme en un mundo maravilloso, lleno de retos y momentos únicos. Y es que la Ingeniería (mejor aún la de Sistemas) fue la mejor carrera que pude haber elegido.

Desde que era un niño me he sentido atraído hacia los números, los puzzles, los acertijos y todo eso que para algunos otros es considerado aburrido. Pero algo muy extraño es que solo usaba el computador para jugar o chatear por Messenger (sí, el antiguo Windows Live Messenger) y jamás me pregunté qué había “detrás de bambalinas”, que hacia que un botón hiciera algo o que un personaje de un juego saltara o se moviera. Yo empecé a estudiar Ingeniería de Sistemas por amor a los números, no a la programación.

Tuvo que pasar año y medio para que de verdad le cogiera un gran cariño a todo este mundillo de los arrays, los vectores, los ciclos y las condiciones (no soy muy frontend todavía :P). El día que hice mi primer Hola Mundo (En Dr. Racket, un lenguaje poco conocido.) fue épico, y ni se diga cuando en el Eclipse hice que saliera una ventana con un lienzo en blanco, ¡Java fue lo más!. De verdad decidí que esto era lo que quería, lo que me gustaba, a lo que me quería dedicar.

Hoy, después de unos largos, enriquecedores y bonitos cinco años llegó el día de finalizar, de dar por terminado un ciclo. Este artículo lo escribo para que te animes. Si lees esto y aun estás estudiando te invito a que sigas el camino, el final sabe mas dulce cuando lo haz luchado, la sensación de haber terminado tu carrera es indescriptible, vale toda la pena del mundo quedarse hasta las 4:00 AM programando, vale cada segundo estudiar hasta los domingos porque tienes examen el Lunes.

No te desanimes si aún no te ha gustado la carrera, yo tuve que esperar año y medio para sentirme completamente a gusto en ella. Y si de verdad piensas que lo que estás estudiando actualmente no es lo tuyo, detente un momento y decide mejor, pues lo que sea que estudies será ha lo que te dedicarás casi toda tu vida, elige sabiamente y ten siempre en cuenta que todo tiene un esfuerzo.

Gozate la universidad, haz amigos, aprende, disfruta y duerme hasta tarde en vacaciones. Sin embargo, cuando te gradúes no ha terminado el juego, debes seguir aprendiendo, actualizándote, procurando ser mejor en lo que haces. No seas un profesional mediocre.

No siendo más, nos vemos en una próxima ocasión. ¡Hasta pronto!

Reflexiones, Graduado, Ingeniería, Sistemas

¿Ves un error en este artículo, por qué no sugieres una revisión?

comments powered by Disqus